Yo lo hago pero, a mi ¿Quién me cuida?

Hay ocasiones en que la vida pone a prueba, instala mil obstáculos en el camino. Muchas veces parecen insalvables, pero se pueden ir poniendo “salvavidas” por el camino. Una de las circunstancias más abrumadoras y tremendas es cuando en una familia irrumpe una situación de discapacidad. Éstas situaciones pueden ser congénitas (cuando se produce la situación alrededor del momento del nacimiento) o adquirida (por un accidente, enfermedad…. y puede suceder en cualquier momento del ciclo vital de la persona). Si bien el origen es diferente las consecuencias en muchas ocasiones pueden ser similares: la persona debe dejar de trabajar o estudiar, los gastos en la casa aumentan porque se necesitan adaptaciones y materiales de apoyo para hacer la vida diaria más sencilla, puede disminuir su autoestima, los diferentes roles que tenía en su vida se modifican, su ritmo de vida cambia, la socilización se puede ver alterada, puede necesitar ayuda de terceras personas de manera intermitente o constante…..
Para paliar esta situación se pueden abordar varias estrategias, pero muchas veces el proceso comienza con la valoración de la persona a través de los Centros Base en los que se evalúa la situaciónd de la persona y se le da el certificado de discapacidad (siguen hablando de minusvalía para referirse a ese procedimiento pero creo que ya se debería desterrar esa palabra del vocabulario). En algunos casos el proceso es diferente y no se pide un certificado pero la situación es realmente complicada por lo que se puede recurrir a la Ley 39/2006,más conocida como LEY DE DEPENDENCIA.
Si la valoración sale favorable se puede acceder a diferentes ayudas que podemos dividir en 2 grupos: Prestación económica o Servicios que comprenden:
– Los servicios de prevención de las situaciones de dependencia y los de promoción de la autonomía personal.
– Teleasistencia.
– Servicio de Ayuda a domicilio: Atención de las necesidades del hogar o Cuidados personales.
– Servicio de Centro de Día y de Noche: Éste último viene en el catálogo pero es un gran desconido. Vamos, que no existe realmente
– Residencia.

Este es un breve resumen del problema de las personas en situación de dependencia y las soluciones que se supone que se otorgan desde Servicios Sociales. No vamos a entrar en como es la realidad de este asunto porque podemos enfadarnos mucho, mucho, muchísimo.

Se intentan poner diques al mar pero como con tantísimos temas se dejan mil flecos sueltos y hay un grupo de personas en el que no se piensa nunca y que son el motor de todo este sistema: LAS CUIDADORAS (hablo en femenino porque la mayor parte de las veces este rol es asumido por mujeres). Si la vida de la persona en situación de dependencia es problemática la de la cuidadora no es mucho mejor. Debe dejar su trabajo en muchas ocasiones o reducir la jornada con la consiguiente merma de la economía familiar, su día pasa a ser de 48 horas con descanso intermitente y muy escaso, está en una situación nueva sin ayuda profesional, emocional y a veces con una red de apoyo muy limitada porque su círculo social se hace más pequeño y tampoco tiene tiempo ni ganas de relacionase ya que debe estar con su persona…..Y así podemos hacer una lista interminable que sólo conoce realmente la persona que vive esta situación.

Las cuidadoras son el motor del proceso, consiguen “paliar” la situación, asumen las responsabilidades de otros, como se contempla en el “Estado de Bienestar” que nos venden los políticos….¿Y a ellas quien las cuida? ¿Quién las escucha? ¿Quién les da nociones de cómo deben hacerlo? ¿Quién les pone un hombro para que lloren? ¿Quién escucha su situación o sus silencios (porque piensan que no tienen derecho a decir que todo es una mierda porque se sienten culpables solo porque ese pensamiento normal ronde por su cabeza)? ¿Quién la acompaña conociendo ese proceso ya sea por profesionalidad o por experiencia propia? ¿Quién la permite desahogarse? Todos estos sentimientos y pensamientos son lícitos y necesarios, ya que ese breve momento permite que la persona se desahogue, coja fuerza y tenga la energía para seguir cuidando a su persona, ya que la Administración en muchos casos no lo hace.

Toda esa situación que sufre la cuidadora es lo que llamamos sobrecarga emocional, y es fácilmente evaluable y además observable, casi podríamos decir que palpable. Y muchas veces parte de la solución puede ser tan sencilla como recibir apoyo. Necesitan alguien que les explique que está pasando con su persona, que va a pasar más adelante, que se puede hacer, que opciones se tienen…..Pero también necesita un grupo de personas con las que compartir su experiencia, sus sensaciones, personas que tienen situaciones similares, con las que no hace casi falta explicarse porque lo saben o con las que sientes que no habrá censura y que puedes hablar libremente….Todo este proceso es de por si terapéutico y contribuye a que mejore el bienestar de esa persona, de manera que el cuidado para su familiar va a mejorar y se puede mantener por más tiempo. Esta ayuda no debería ser algo altruista, no debe ser algo informal sino que debe venir estructurado y facilitado desde las instituciones, ya que son personas que están realizando la labor de la Administración, y lo hacen con calidad y amor. Quizás haya que pensar objetivamente y llamar a las cosas por su nombre, porque hay ocasiones en las que no se habla de gasto sino de inversión. Quizás hay que abordar los problemas de forma holística e integral, quizás es necesario analizar las necesidades reales de los protagonistas y escuchar activamente sus demandas. Quizás se trata de mejorar la calidad de vida de las personas. Quizás hay varias maneras de conseguir el cambio social.

Laura

Anuncios

Acerca de "Ocupada" creando cambio social

¡¡¡Hola!!! Soy Laura, madre de un niño encantador, estoy casada con mi compañero de vida, tengo una gran familia y además soy Terapeuta ocupacional aunque actualmente trabajo dando cursos a personas en situación de desempleo. Esto blog nace para compartir con vosotr@s pensamientos, pinceladas de realidad, fotografías, canciones....yo lo que dé de si la imaginación y la creatividad con un sólo propósito: Inspirar para crear un cambio social, ¿me acompañas?
Esta entrada fue publicada en Desde Terapia ocupacional a la Autonomía. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Yo lo hago pero, a mi ¿Quién me cuida?

  1. Pingback: PROGRAMAS CUIDAR AL CUIDADOR en Madrid, ¿Y aquí no? | "Ocupada" creando cambio social

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s