EL CLUB DE LA RESPLANDECIENTE OSCURIDAD

estrellas

Existe un club, que no es secreto, pero es “selectivo”. Tiene sus propias normas y es él mismo, ayudado por la Vida, el que decide quién y en qué momento pasa a formar parte de ese club.

Los socios son personas que viviendo felizmente su vida tienen un punto de inflexión, un momento en el que su realidad se tambalea y cambia radicalmente. No siempre es una pérdida total, a veces puede ser parcial o temporal, puede venir de repente o ir forjándose paulatinamente. Para cada persona es diferente, se vive de una forma única pero siempre trae la misma consecuencia para todos: Transforma la vida tal y como la conocíamos y nos obliga a adaptarnos, a aprender a vivir de nuevo (algunos sienten que lo que hacen a partir de ese momento es sobrevivir).

En ese momento se pasa por varios sentimientos, y aunque no sabemos explicarlos muy bien (probablemente no tengamos ni ganas de pensar cuáles son la palabras adecuadas) suelen ser: Negación, ira, negociación, depresión y aceptación (sí, esta también, aunque parezca que nunca seremos capaces de llegar a ese punto). No siempre van en ese orden, ni sales de uno y entras en otro. Es como si vivieses en una montaña rusa que varía tu estado anímico, y no lo hace por días sino por momentos: Estás en una nube, de repente has tocado fondo, recobras energía, quieres despertarte de esa pesadilla, te vienen a la mente los momentos en los que eras feliz con esa persona, lloras, te enfadas con el universo, te preguntas como es posible que el metro haya seguido funcionando ese día y que la gente siga haciendo su vida, lloras desconsoladamente, ruegas para que las manecillas del reloj giren en sentido contrario, deseas bajarte del mundo, quieres estar rodeada y que te abracen y al segundo lo que necesitas es estar sola y rodearte de su recuerdo……A veces vives todas las emociones a la vez. Casi sientes que rozas la locura, aunque quizás sería peor no sentir nada de esto ya que eso indicaría que todo lo bello que existió anteriormente jamás estuvo en tu vida.

Es un club “exclusivo”, sólo forman parte de él las personas que han vivido algo así. Muchos, que no han vivido ese momento, incluso te dicen que saben lo que sientes, pero no es cierto. Ni siquiera quienes son parte del club pueden saber cómo lo siente cada persona, porque cada sentimiento, cada vivencia es única, irrepetible. Pero aunque no haya sido exactamente lo mismo, a las personas que están en este Club les une un lazo común, un hilo brillannte que les conecta e incluso les consigue reconfortar momentáneamente. Sientes que no es necesario hablar con esa persona. Esa mirada, ese gesto silencioso llena parte del vacío.

Los primeros momentos de ingreso en el club suelen pasarse rodeados de gente. Se agradece pero lo curioso es que pasado un tiempo, cuando realmente eres consciente del impacto de la pérdida, cuando necesitas hablar y estar acompañada, cuando sientes que el dolor es lacerante, la ayuda ha cambiado. Quizás sienten que ya no la necesitas, o quizás prefieren no hablar porque ya ha pasado un tiempo prudencial (quién juzga cual es ese tiempo….). Aunque pienses que estás sola, no desesperes, siempre habrá alguien o algo que te ayudará a salir adelante. Vendrá de improviso y de diferentes formas, pero te traerá fuerzas para seguir sonriendo aunque sea entre lágrimas.

Curioso después de todo esto que el club se llame de la Resplandeciente Oscuridad, cuando todo parece lúgubre y lleno de desolación. Pero en todo momento de oscuridad hay algo de luz, aunque muchas veces cueste verlo. Ese dolor se modifica en el momento en que sientes que la energía de esa persona no desapareció sino que sigue en ti. Surge la alegría, aunque el alma llore, cuando revives momentos compartidos. Crees de nuevo en la Vida cuando compruebas los buenos sentimientos de las personas que te rodean. Recobras fuerza cuando asimilas las enseñanzas que provocó ese dolor. Te sientes mejor cuando ayudas a otra persona o a un nuevo miembro del club a pasar esos momentos. Esa persona revive cuando ves un gesto suyo, o escuchas su frase característica en otras personas. Sientes algo mágico cuando parece que escuchas su risa o la ves en sueños. Eres consciente de lo unidos que estábais, y seguís estando, cuando sabes lo que te diría en cada momento. No lo sientes materialmente, y eso duele muchísimo, pero sí lo sientes en tu corazón y sabes que siempre te acompañará en tu camino. Sabes que nunca estarás sola.

Ójala no hubiera que entrar en ese Club pero es inevitable. Sé que no ayuda, quizás incluso pienses que todo esto es palabrería, quizás te enfade lo que has leído, quizás tengas ganas de llorar o quizás hayas notado que algo se ha movido, o te sientes comprendida, quizás solo sea un desahogo por mi parte, o quizás lo que quiero es hacer más soportable tu dolor cuando todo lo que quieres es volver a sentirle. Siento no poder ayudarte en eso, ójala fuera posible……Quizás sea una acto de fe, pero estoy segura de que incluso en la oscuridad surge la luz. Estoy segura de que la sonrisa volverá a tu rostro. Recoge fuerzas de cada uno de nosotros y crea con ella una red que te ayude a protegerte y apoyarte. Con el tiempo quizás encontres un sentido a todo este dolor. Mira hacia delante recordando lo bueno del pasado, cúbrete de los sentimientos que te dejó para hacer frente al camino. Se lo debes.

Busquemos en las estrellas el brillo de sus almas. Se fueron pero su energía es el regalo que nos dan.

Anuncios

Acerca de "Ocupada" creando cambio social

¡¡¡Hola!!! Soy Laura, madre de un niño encantador, estoy casada con mi compañero de vida, tengo una gran familia y además soy Terapeuta ocupacional aunque actualmente trabajo dando cursos a personas en situación de desempleo. Esto blog nace para compartir con vosotr@s pensamientos, pinceladas de realidad, fotografías, canciones....yo lo que dé de si la imaginación y la creatividad con un sólo propósito: Inspirar para crear un cambio social, ¿me acompañas?
Esta entrada fue publicada en es lo que siento y lo que soy.... Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a EL CLUB DE LA RESPLANDECIENTE OSCURIDAD

  1. Pingback: Mis enlaces semanales (L) | 30 de diferencia

  2. Pingback: EL BAILE DE LA VIDA | "Ocupada" creando cambio social

  3. Pingback: NO ESTÁS SOLA | "Ocupada" creando cambio social

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s